muerte

Al menos en ocho ciudades del estado de Texas se han encendido las alarmas sanitarias luego de que se confirmara la primera muerte de un niño de 6 años debido a una ameba “comecerebros”.

Según las autoridades la presencia de la ameba se detectó en el suministro de agua en el sureste del estado por lo que se lanzó una alerta.

La primera víctima mortal de la ameba, murió el pasado 8 de septiembre en el Texas Children’s Hospital, en Houston, según confirmó la madre del pequeño, María Castillo.

De acuerdo a un comunicado de la ciudad, el niño pudo haber contraído la ameba “comecerebros” en un estanque de una fuente de agua frente al Lake Jackson Civic Center. Otra opción que se plantea es que pudo contraerla a través del agua emitida por una manguera en su casa del niño.

Ante el deceso del menor, las autoridades locales clausuraron el estanque e iniciaron una investigación con n laboratorio para realizar una prueba del agua. Sin embargo en los primeros resultados no se encontró la presencia de la ameba Naegleria fowleri; o también conocida como “comecerebros”. Las investigaciones continúan.

Lake Jackson, Freeport, Angleton, Brazoria, Richwood, Oyster Creek, Clute y Rosenberg, en Texas, la planta de Dow Chemical en Freeport y el Departamento de Clemens y Wayne Scott Texas de las instalaciones penitenciarias de Justicia Penal, son las zonas que estarían en riesgo y a las que se les sugirió no utilizar el agua.

“La Comisión de Calidad Ambiental de Texas, bajo la dirección de la Oficina del Gobernador, está trabajando con la Autoridad del Agua de Brazosport para resolver el problema lo más rápido posible”, se informó en un comunicado oficial.