Miami emitió una nueva orden de emergencia, este jueves, que obliga a las personas a usar máscaras faciales en público o enfrentar una multa civil, como respuesta al aumento alarmante de los casos de COVID-19 en el sur de Florida y en todo el estado.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, anunció por primera vez la medida en una conferencia de prensa el lunes, prometiendo exigir máscaras en público dentro de los límites de la ciudad de Miami para reforzar la aplicación de las reglas. Los comisionados de la ciudad votaron el jueves para crear una serie de multas civiles por violaciones al requisito del uso de la máscara, aunque el administrador de la ciudad, Art Noriega, tiene la autoridad para establecer el monto real de la multa.

La orden, firmada a las 5 p.m., entró en vigencia de inmediato y requiere que cualquier persona en los espacios públicos de la ciudad de Miami use máscaras faciales, con una serie de excepciones:

▪ Niños menores de dos años.

▪ personas con discapacidades o afecciones médicas que impiden el uso de una máscara facial

▪ alguien que esté recibiendo un servicio relacionado con la nariz o la cara para el cual es necesaria la eliminación temporal de la cobertura

▪ alguien que esté trabajando o haciendo ejercicio al aire libre con distancia social adecuada

▪ alguien que está comiendo o bebiendo

▪ alguien con una discapacidad auditiva o una persona que se esté comunicando con alguien con una discapacidad auditiva

Los comisionados acordaron ampliamente que la ciudad necesitaba tomar medidas enérgicas contra las personas que no usaban protectores faciales mientras el nuevo coronavirus se propaga por la comunidad, pero debatieron el equilibrio entre las sanciones estrictas y leves, y cómo las autoridades de la ciudad harían cumplir las reglas.

Después de mucha discusión sobre cómo hacer, con justicia y firmeza, que las personas se cubran el rostro mientras están en público, los comisionados acordaron establecer una multa mínima de $50 y un máximo de $500 para los infractores reincidentes. Como último recurso, el gerente de la ciudad de Miami, Art Noriega, dijo que las personas podrían ser arrestadas por reiteradas violaciones.