Joven

Daiana Castillo, una joven de 22 años, fue atropellada dos veces por delincuentes que la asaltaron junto a sus amigos para robarles una moto la madrugada del 7 de junio en la localidad de Villa Centenario, en Lomas de Zamora (Buenos Aires). Debido a las heridas sufridas, la joven fue trasladada al Hospital Gandulfo, donde la asistieron y dieron de alta el mismo día. No obstante, 3 días después falleció y su familia acusa de “negligencia” a los médicos. “Ellos mataron a mi hija“, asegura su madre, Alicia Cáceres.

El incidente se desencadenó cuando los 3 amigos iban en moto y se les cruzó un coche con cuatro ocupantes armados, provocándoles una caída. Los delincuentes les apuntaron y uno de los amigos les entregó la moto sin poner resistencia. En ese momento, según los informes, el automóvil dio marcha atrás y pasó por encima de las piernas de Castillo, en dos ocasiones, mientras ella gritaba de dolor y suplicaba que parasen, recogen medios locales.

Mujer
Daiana Castillo.Facebook / Daiana Castillo

La víctima, que estuvo consciente en todo momento, fue trasladada al hospital, adonde llegó su madre, y según relató, encontró a su hija “más muerta que viva” en una camilla en los pasillos de urgencias. Tenía una herida profunda en la entrepierna, pero no había ninguna ginecóloga disponible para tratarla.

“Nadie la atendía. Tuve que pelear con todo el mundo”, recuerda Cáceres, agregando que al insistir le aseguraron que su hija estaba bien y solo sufrió “un golpe y un corte”. “Cuando llegó la cirujana, no le limpió la herida, ella estaba llena de barro, así le hizo los puntos y me dice ‘llévatela’”, comentó.

Después de recibir el alta, la joven parecía estar en buen estado, pero con las horas fue empeorando. El 9 de junio, como su hija gritaba de dolor, Cáceres decidió llevarla de nuevo al hospital, donde debió ser operada al detectársele una grave infección.

“Esta ginecóloga le corta los puntos y me pregunta: ‘¿quién le hizo esto?, ¿quién es la asesina que le hizo esto?’”, dijo la mujer. “Me dijo que le iban a hacer una tomografía, que estaba con una infección muy grande y estaba grave. La ginecóloga me dijo que la tenían que operar, le pusieron anestesia y no le agarraba de la infección que tenía”, agregó.

Finalmente, tras ser intubada, Castillo sufrió tres paros cardíacos y falleció al día siguiente. 

La Policía logró detener a un joven, de 19 años, apodado ‘Anquito’, sospechoso de haber participado en el crimen. Además, en el operativo, se confiscó una pistola calibre 22, que habría sido usada por los delincuentes para amenazar a las víctimas.