Karina Sosa

“La manera en que destaca El Salvador ahora a nivel internacional es vergonzosa”, señaló la dirigente del FMLN tras las críticas de un grupo de legisladores demócratas al gobernante salvadoreño, Nayib Bukele, por el uso político de la PNC en contra de la Fiscalía General, que abrió investigaciones a varias dependencias estatales por el manejo de recursos para atender la pandemia del coronavirus.

Conscientes de sus “metidas de pata” a nivel diplomático e internacional, el gobierno de Bukele acudió a la empresa Invest El Salvador, para un contrato de cabildeo de 780.000 dólares -una compañía creada hace apenas tres semanas en Washington-, con el objetivo de promover la inversión, una medida que se inscribe dentro de las gestiones del presidente Nayib Bukele, un firme aliado del mandatario Donald Trump, para alinearse con el plan de desarrollo de Joe Biden de 4.000 millones de dólares diseñado para frenar la migración desde Centroamérica.

“La comunidad internacional, en especial Estados Unidos, han estado pendientes de las políticas y actuaciones de este gobierno. La embajadora ha empezado mal su gestión, buscando que la gente regrese a El Salvador, ellas y ellos luchan por un estatus permanente en Estados Unidos”, apuntó la diputada Sosa.

Bukele ha sido criticado por legisladores estadounidenses — en su mayoría demócratas, aunque también algunos republicanos — por sus prácticas autoritarias, en especial después de enviar tropas armadas a rodear el Congreso en febrero pasado a fin de presionar a los legisladores para que aprobaran un crédito para financiar el combate a las pandillas. Su confinamiento estricto para frenar la propagación del coronavirus también desató polémicas, entre otras decisiones.

Los legisladores exigieron a Bukele respetar la independencia y autonomía de la Fiscalía General después del bloqueo que delegados fiscales enfrentaron por agentes de la Policía Nacional Civil en la sede del Ministerio de Salud en donde indagaban compras irregulares durante la pandemia.