Francisco-Alabi

La Corte de Cuentas envió a juicio el examen especial que ha realizado al Ministerio de Turismo (Mitur) por la contratación de hoteles que habrían sido usados como albergues durante la cuarentena debido a la pandemia por COVID-19, ya que no justifica el pago por $700,000.

“En el caso del Ministerio de Turismo se nos ha reportado que ya hay un informe definitivo; este informe está en el proceso de hacerse la versión pública para subirlo a la web”, explicó el presidente de la Corte de Cuentas, Roberto Anzora.

El magistrado agregó que los reportes de los auditores indican algunos hallazgos en los exámenes que han realizado en los últimos meses a esa institución.

“Hay algunos hallazgos por la contratación de hoteles que no se ha justificado su uso y por lo tanto el gasto que el ministerio hizo en este tipo de instalaciones. Esa responsabilidad está ascendiendo a unos $700,000. Hay un informe definitivo que ya fue notificado a las autoridades correspondientes y éste va a pasar a juicio de cuentas”, declaró Anzora ayer, durante una conferencia con periodistas.

El pasado 15 de abril, la ministra de Turismo, Morena Valdez, explicó en una entrevista radial que el Mitur contrató 73 hoteles divididos en tres tipos: pequeños, medianos y grandes, para albergar a personas con nexos, asintomáticos de COVID-19, sospechosos y retornados.

El Diario de Hoy consultó al Mitur para conocer alguna reacción de la ministra sobre las declaraciones del magistrado Anzora, pero de momento la institución no ha una respuesta a la solicitud.

Alquiló casa a primo de Alabí
Un reporte periodístico de la revista Gato Encerrado en julio pasado reveló que el Mitur alquiló a José Ángel Montoya Quiñónez, primo del ministro de Salud, Francisco Alabí, una casa situada frente al hospital San Rafael en Santa Tecla para ser utilizada como centro de contención del gobierno al principio de la pandemia.

El contrato vigente de alquiler por 30 días y por un valor $6,500 se extendió por un mes más, el cual empezó a correr el 24 de marzo, lo que significó un pago total al pariente de Alabí de $13,000, según las órdenes de compra publicadas por el Mitur en su portal de transparencia y que consigna la publicación de la revista.

Pero en abril cuando la ministra habló del alquiler de hoteles no mencionó casas alquiladas, como la del primo del ministro de Salud.

Gato Encerrado aseguró en su publicación haber corroborado que la casa arrendada no aparece en el registro de centros de contención del Ministerio de Gobernación y Desarrollo Local.

A lo largo de la pandemia, el Gobierno contrató hoteles para convertirlos en centros de cuarentenas controladas, pero la casa que se le alquiló al primo de Alabí no funcionaba como hotel antes de la pandemia, ni funciona actualmente así, aunque igual fue tomada en cuenta por el Mitur, decía la revista.

El medio además detalló que, según las órdenes de compra con números de referencia 48-2020 y 138-2020, la casa alquilada al pariente del ministro es grande, pero no lo suficiente como para considerarse un hotel.

Las órdenes detallan que los contratos fueron pagados con el fondo de emergencia para compras directas a través de la Ley del Fondo de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres (Fopromid), según la publicación.

Fuente elsalvador.com