costa_rica

Costa Rica contabilizó otros 294 casos de COVID-19 con lo que rompió de nuevo su récord diario, lo que obligará a un cierre de actividades económicas en el área metropolitana, donde se concentra la mayoría de nuevos contagios, informó el gobierno este miércoles (01.07.2020).

“Desde el inicio de la pandemia la salud ha sido lo primero. Por ello, con el incremento de casos que hemos visto en los últimos días, el gobierno fortalecerá las medidas de protección de la salud. Será la primera vez en que por el número de casos iremos hacia atrás, con más restricciones”, declaró el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, en una conferencia de prensa.

El gobierno informó que aún está ajustando los detalles de las actividades que serán cerradas, las cuales serán anunciadas el jueves para que entren a regir el viernes. Estas restricciones se aplicarán principalmente en el área metropolitana, que es donde se está concentrando la mayor cantidad de casos en los últimos días, dijo el mandatario.

Desde el inicio de la pandemia Costa Rica no ha aplicado una cuarentena generalizada, pero sí ha establecido restricciones a la circulación de vehículos por días y franjas horarias, así como cierres totales o parciales de actividades económicas.

En tercera fase

En la actualidad, Costa Rica mantiene activa la tercera fase de un plan de reapertura de actividades lo que permite, entre otras cosas, actividades deportivas sin público, la apertura de hoteles, restaurantes, gimnasios, tiendas, cines y otros negocios, con límites de aforo, con distanciamiento entre personas y con protocolos sanitarios específicos. Se mantiene suspendido el curso lectivo y los eventos masivos, y permanecen cerrados los bares, casinos y discotecas.


En las últimas semanas las autoridades han venido aplicando restricciones, cierres y aperturas de actividades por distritos o cantones dependiendo de la cantidad de contagios, lo que el gobierno ha llamado la estrategia de “la danza y el martillo”.

Tras registrar su primer caso el 6 de marzo pasado, el país centroamericano entró en junio pasado en la segunda ola de pandemia, en la que ha experimentado un crecimiento sostenido de casos y hospitalizaciones. En total Costa Rica contabiliza 3.753 casos de COVID-19 con 17 fallecidos, el último deceso fue el de una mujer de 71 años, vecina de la provincia de Alajuela (centro), quien murió en su casa antes de que le notificaran el resultado positivo del test.

jc (efe, La Nación)