Don Carmelo Caballo

Las tristes imágenes de José Carmen Moya, mejor conocido como don Carmelo, un querido vendedor de lácteos de Ahuachapán, rápidamente se hicieron virales en las redes sociales al mostrarlo arrodillado y con las manos extendidas al cielo, al lado de su caballo “trencito”, fallecido aparentemente por un paro cardiaco.

“Me arrodillé para darle gracias a Dios por los años que me prestó a Trencito, mi fiel amigo, porque cuando se me dificultó caminar, Dios me bendijo con ese caballo, tenía tres años de salir en él. Él (caballo) tenía nueve años de edad, estaba nuevo, pero fue un paro lo que le dio en el corazón, él estaba gordito”, narró el hombre de 70 años, con mucho pesar.

Caballo

Don Carmelo utilizaba el caballo como medio de transporte, ya que asegura que después de 35 años de salir a vender por todo Ahuachapán, fue diagnosticado con reumatismo en sus rodillas.

Sin embargo, don Carmelo dice que siempre fue un hombre de fe, y que “Dios no abandona a sus hijos”, ya que muchas personas lo están buscando para tenderle la mano, e incluso ya fue a ver un nuevo caballo que una persona le regalará.

Los creadores y propietarios del negocio de entregas a domicilio de Ahuachapán, “YA!”, le ofrecieron en el momento, la donación de un caballo; sin embargo, al presentarse ante don Carmelo otra persona con la misma oferta, cambiaron sus planes y ahora piensan donarle una vaca “apoyar a un hermano ahuachapaneco cuando lo necesite es parte de nuestra responsabilidad social empresarial”, manifestó Henry Benavides, uno de los fundadores de YA!

caballo justiciero