presidente

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de 65 años y un escéptico de la pandemia, dijo este martes a la prensa que la prueba de coronavirus que se realizó dio positivo, pero que se encuentra “perfectamente bien”.

La alarma sobre el estado de salud del mandatario saltó el lunes cuando Bolsonaro comentó a sus seguidores que se había realizado una placa en los pulmones y se iba a hacer un test del covid.

“Estoy bien, estoy normal, en comparación a ayer, estoy bien. Estoy hasta con ganas de caminar, pero por recomendación médica no lo haré”, dijo Bolsonaro, con la mascarilla puesta, en una entrevista colectiva en su residencia oficial. 

Asimismo, añadió que los síntomas comenzaron el domingo y se agravaron el lunes, cuando tuvo 38º de fiebre y este martes bajó hasta los 36º.

El presidente se está tratando con hidroxicloroquina, un fármaco del que es un fiel defensor a pesar de que no se ha comprobado su efectividad para combatir el virus. 

Pocos minutos antes de finalizar la entrevista, se alejó de los periodistas y se quitó la mascarilla. “Estoy bien”, volvió a decir. Y como ha reiterado en muchas ocaciones, Bolsonaro  destacó que los efectos colaterales para luchar contra el virus no pueden ser peores que la propia enfermedad. 

El pasado fin de semana, Bolsonaro y varios de sus ministros almorzaron con el embajador de EE.UU. en Brasil, Todd Chapman. Todos posaron sin mascarilla y sin respetar la distancia social.