El Departamento de Estado afirma que es la “asistencia crítica” que la región necesita. 

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo este miércoles que informó recientemente al Congreso que el gobierno de Estados Unidos intenta proporcionar 252 millones de asistencia adicional a El Salvador, Guatemala y Honduras.

En un comunicado, Pompeo explicó que esta asistencia promoverá la seguridad nacional de Estados Unidos y contribuirá a alcanzar la meta del presidente Donald Trump de reducir la inmigración ilegal al país.

“Estos fondos adicionales ayudarán a que esos países sean más seguros y prósperos al activar las oportunidades económicas encabezadas por el sector privado y proveerán una asistencia crítica salvadora”, dijo Pompeo.

El secretario de Estado señaló que “dar impulso a inversiones del sector privado para abordar los impactos de segundo orden de la pandemia es clave para activar el éxito a largo plazo en temas de seguridad, gobierno, economía y prosperidad que alientan la inmigración ilegal a Estados Unidos”.

“Esta administración sigue enfocada en la salud, la prosperidad y la democracia del hemisferio occidental”, dijo Pompeo.

Agregó que “con ese fin, Estados Unidos expandió la iniciativa América Crece, aprobó 258 millones de dólares en asistencia extranjera dirigida a principios de este año y ha priorizado fondos críticos para abordar la emergencia de la pandemia de COVID-19”.

“Confiamos en continuar este importante trabajo con nuestros socios en El Salvador, Guatemala y Honduras, y en ayudarlos a fomentar futuros prósperos para sus ciudadanos en su tierra”, concluyó el secretario de Estado.