Facebook CEO
WASHINGTON, DC - APRIL 11: Facebook co-founder, Chairman and CEO Mark Zuckerberg testifies before the House Energy and Commerce Committee in the Rayburn House Office Building on Capitol Hill April 11, 2018 in Washington, DC. This is the second day of testimony before Congress by Zuckerberg, 33, after it was reported that 87 million Facebook users had their personal information harvested by Cambridge Analytica, a British political consulting firm linked to the Trump campaign. (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)

Ante por la posibilidad de una ola de violencia tras las elecciones del 3 de noviembre, Mark Zuckerberg. director ejecutivo de Facebook, manifestó su preocupacion. 

“Me preocupa el riesgo de disturbios civiles en todo el país, ya que nuestra nación está muy dividida y los resultados de las elecciones podrían tardar días o semanas en completarse”, dijo durante una conferencia con analistas sobre los resultados trimestrales de su empresa.

La pandemia de coronavirus provocó el crecimiento exponencial del voto por correo, lo que genera temores de que el conteo demore más de lo habitual. Según el Proyecto Electoral de Estados Unidos, un centro de estudios de la Universidad de Florida, hasta este miércoles más de 81 millones de votantes ya habían sufragado. Se espera que unas 150 millones de personas voten en los comicios.

En estas circunstancias, empresas como Facebook “deben obrar más que nunca” para consolidar la confianza en el proceso electoral y evitar que las plataformas sean utilizadas para proclamar la victoria con anticipación de algún candidato o para llamar a la violencia callejera. Zuckerberg recordó algunas de las salvaguardas implementadas por su red social, como la prohibición de toda publicidad sobre temas sociales o políticos en sus plataformas en Estados Unidos al cierre de los colegios electorales, para reducir riesgos de “confusión o abuso” durante el tiempo que sea necesario.

“La próxima semana va a ser una prueba para Facebook”, admitió, deseoso de demostrar que su empresa aprendió las lecciones de 2016, cuando tuvieron lugar campañas masivas de desinformación, algunas de ellas piloteadas desde Rusia. Esta semana la prohibición de nuevos anuncios políticos durante los últimos siete días de campaña generó fuertes controversias. Facebook fue acusado de dejar pasar anuncios de la campaña de Trump dirigidos a estados clave de Estados Unidos.

Las declaraciones de Zuckerberg se producen en simultáneo con el anuncio de Walmart de que retiraba temporalmente armas y municiones de las góndolas de sus supermercados. El gigante de la distribución estadounidense tomó esta precaución luego de violentas protestas en Filadelfia y en un contexto de fuertes tensiones políticas que han degenerado en varias ocasiones en hechos de violencia en distintas ciudades en los últimos meses.

En el centro de Washington, numerosos edificios y comercios comenzaron el miércoles a proteger puertas y vitrinas en previsión de eventuales manifestaciones tras la jornada electoral del martes.