economía

El Salvador necesitará de “10 a 11 años para buscar estabilizar la deuda pública”, debido al daño que ha causado la pandemia a la economía local, consideró Rommel Rodríguez, economista de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE).

De acuerdo con las proyecciones de la fundación, el país tendrá una caída de recaudación que podría rondar los $800 millones. “La caída no será tan fuerte como se había pensado al principio de la pandemia”, consideró el economista.

Sin embargo, advirtió que el Gobierno tiene que hacer los primeros ejercicios en el establecimiento de ajustes fiscales y mejorar la recaudación, pero no por la vía de incrementar impuestos.

Agregó que las autoridades deben “hacer más eficiente el gasto, buscar espacios donde se pueda ahorrar y no erogar recursos donde no sea necesario”.

El economista indicó que, una vez hayan pasado 90 días del fin del estado de emergencia por el covid-19, el Ministerio de Hacienda debería dar a conocer las proyecciones fiscales para los próximos años y enrumbar al país para no acumular más deuda. Hacienda prevé pérdidas de $1,000 millones en ingresos 

“Podríamos tener un crecimiento de cerca del 4 % el próximo año, esto no significa recuperar el total de lo que se ha caído”, estimó al tiempo que confió en que si hay un rebrote de covid-19 este no sea muy fuerte.

El economista enfatizó también en la necesidad de que el país adopte medidas para la recuperación de empleos, debido a que muchos trabajadores formales quedaron cesantes a causa del cierre de empresas.

De acuerdo con las estimaciones de FUNDE, basadas en los indicadores del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), los empleos perdidos podrían rondar los 80,000. Sin embargo, la cifra podría aumentar a 100,000.

Rodríguez señaló que el sector de Restaurantes y Hoteles ha sido de los más afectados. Solo en ese rubro, el número de plazas laborales perdidas podría ascender a 25,000.

Aunque Rodríguez destacó que el panorama es desalentador, insistió en que eso no significa que no se pueda salir adelante, sobre todo ahora que el país ha comenzado a dar los primeros pasos para la recuperación económica.