alejandro-zelaya

Por la forma en que maneja las finanzas públicas y porque le resta importancia al reclamo y la preocupación que atraviesan los empleados de la Asamblea Legislativa, al no tener certeza de cuándo recibirán su salario mensual, fue increpado el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

Ayer llegó al Parlamento y se retiró de una forma accidentada entre reclamos de los trabajadores. “Ya sé que están preocupados algunos por el salario de los diputados”, dijo el ministro e inmediatamente, a gritos, recibió esta respuesta: “¡por el de los empleados!”.

Minutos antes de eso, el ministro dijo al secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Asamblea Legislativa (SITRAL), Luis Ortega, que lo iba a atender al terminar de contestar preguntas de los medios de comunicación.

Sin embargo, Zelaya se fue del Parlamento sin responderle personalmente a los trabajadores. “¿Por qué rehúsa responder, ministro?”, le preguntó uno de los empleados, “yo no rehúso responder, en lo absoluto”, contestó Zelaya mientras avanzaba en medio de un tumulto de personas hacia su vehículo.

Esa actitud fue suficiente para que los empleados tacharan de “cobarde” al funcionario. “No se vaya, ministro, usted me dijo que me iba a atender”, le dijo Ortega, pero el titular de Hacienda continuó su camino y se fue de la Asamblea.

Sin dar una fecha de pago, Zelaya aseguró que se encontraba buscando fondos, debido a que los diputados no le aprobaban los préstamos pendientes que se gestionaron para restituir fondos que se utilizaron para el manejo de la pandemia.

De acuerdo con cifras oficiales, en la Asamblea trabajan más de 2 mil personas. Todas ellas esperaron más de un mes para recibir el pago de septiembre. Con ese antecedente, temen que la situación se repita.

“Los trabajadores vivimos de nuestro salario, no tenemos la capacidad de vivir un mes y quince días sin nuestro salario. Nos están violentando, de nuevo, nuestros derechos humanos y laborales y hay una resolución de la Sala que dijo que se tenía que cancelar en tiempo los salarios de todo el Estado”, declaró Ortega.