Promedio de entierros durante las últimas semanas es de 20 cuerpos por día.

El alcalde del municipio de San Salvador, Ernesto Muyshondt, dijo que hasta este miércoles 1 de julio ya enterraron 464 cuerpos bajo protocolos de sospecha de coronavirus (COVID-19) en cementerios capitalinos públicos y privados.

El edil sostuvo que al menos la mitad de las 464 inhumaciones son de personas de San Salvador y el resto de fallecidos pertenecen a otros municipios, muchos de los cuales no pueden aplicar protocolos de entierro para casos sospechosos o confirmados de COVID-19.

El alcalde indicó que “tenemos capacidad, por el momento” para continuar enterrando cuerpos de personas que pudieron o no haber muerto por la enfermedad.

Además, comentó que “seguiremos guardando estrictos protocolos para guardar la vida de los empleados de cementerios y vecinos (de esos camposantos)”.

Los entierros de personas que fallecieron con sospecha de coronavirus se dan bajo estrictos protocolos, desde los requerimientos que deben cumplir los ataúdes, como el traslado de los cuerpos por parte de funerarias, las cuales reciben apoyo y monitoreo de autoridades sanitarias gubernamentales.