Erick-Aparicio

«Ahora mis hijos y yo estamos sin él», dijo entre sollozos y lágrimas Beatriz Lara de Aparicio, de 43 años, viuda del médico Erick Aparicio y trabajadora social del Instituto Salvadoreño del Seguro Social de San Miguel. El galeno murió a los 50 años, tenía un clínica en el barrio El Calvario, San Alejo, San Miguel, era conocido entre los habitantes como «El médico del pueblo» y muy querido por su calidez humana y su profesionalismo. « Salía bajo las tormentas a atender a sus pacientes. Era muy reconocido, leía todos los días sobre las enfermedades o procedimientos para estar informado, a veces veía hasta 30 pacientes diarios», relata Beatriz.

Asegura que con mucho sacrificio logró graduarse de médico general en 2008, pero en la práctica tenía los conocimientos de un médico internista. « Tuvo que trabajar para estudiar, para terminar su carrera como doctor se dedicaba a las ‘taxiadas’. Muchas veces él no cobraba las consultas a sus pacientes, por eso era bien querido», dijo. Con más de 15 años de experiencia profesional, el doctor Aparicio trabajó en Fosalud, y en el Hospital de La Paz, además de atender a pacientes en su clínica.

Este miércoles un familiar del doctor publicó una campaña en Go Fund Me para recaudar fondos para el tratamiento de Aparicio, ahí explicaban las complicaciones en su salud. «Por favor ayúdanos a subir fondos para Erik Aparicio. Él es un médico general en El Salvador y lleva 29 días ingresado por el COVID-19. Es el único que trabaja para mantener su hogar», dice el texto de la campaña que aún está vigente y pretende recaudar fondos para la familia.

El doctor deja a sus dos hijos, un niño de 12 y una niña de 15 años. El enlace de la campaña para ayudar a la familia es el siguiente Go Fund Me.