entregas de alimentos
San Salvador, Ex cuartel Zapote, 28 de octubre 2020 Veteranos de guerra llegaron en grupo al Ex cuartel Zapote para recibir viveres, pero por la desorganización y falta de comunicación, se aglomeraron desde las 4:30 am de la mañana hasta 12 del mediodia. Foto EDH/ Francisco Rubio

Los grupos grandes de personas son un caldo de contagio para el COVID-19, y ayer hubo dos con miles de ciudadanos que se expusieron al virus en San Salvador: la marcha de protesta contra el Gobierno por el impago del Fodes a las alcaldías, frente al Ministerio de Hacienda; y no menos de 5,000 excombatientes que se acercaron al cuartel El Zapote, en el Barrio San Jacinto, para recibir paquetes de alimentos del Ministerio de Gobernación.

En ambos casos, y a pesar de la presencia de personal del Ministerio de Salud y de unidades médicas de las municipalidades que protestaban, se irrespetó el distanciamiento social, no hubo uso adecuado de mascarillas y se creó condiciones adecuadas para que el Sars-Cov-2 se esparciera.

Lo ocurrido en el barrio San Jacinto pasó por segundo día consecutivo, lo que además generó molestias en vecinos de dicha zona, pues hubo promontorios de basura, desechos, mascarillas, etc. dejadas por los veteranos de guerra. Además, este tipo de aglomeraciones en la entrega de alimentos se ha dado de forma reiterada por parte del Ejecutivo.

Alerta de especialistas

El médico salubrista Ricardo Lara, también candidato a diputado por ARENA; así como el infectólogo pediatra Mario Gamero, lamentaron ambas aglomeraciones.

Lara pidió a la población que recibe los paquetes que tenga cuidado, porque en el embalaje de esos productos hay decenas de personas interviniendo, por lo que el riesgo es muy alto para cuando llegan finalmente a manos de las personas beneficiadas. “Hay mil formas de que se contaminen con estas cajas”, expresó Lara.

Gamero criticó que “esto contribuye a un aumento del número de casos. Estamos contrariando toda lógica en salud. Muchas personas van a salir infectadas de esas manifestaciones. En estas aglomeraciones de personas se pierden todos los protocolos. No parece haber supervisión, no hay una persona responsable que esté cuidando este tipo de acciones”.

Lara fue más allá y valoró que “lo que desean es un rebrote al mayor corto plazo posible, a modo de poder justificar mecanismos de nuevos encierros y cuarentenas, y justificar las grandes inversiones que han hecho, aunque hay donaciones que no han utilizado”.

Para el médico salubrista, habría sido mejor para la entrega de estos paquetes “llevarlos a las casas junto con un kit de limpieza, para que fuera de las casas las personas limpien lo que van a introducir a su hogar, y garantizar así que no se van a infectar”.

En cuanto a las marchas contra el Ejecutivo por el Fodes, Lara hizo un llamado a los alcaldes, “a que no se sumen a este juego que el Ejecutivo está provocando, de crear estas aglomeraciones. Están exponiendo a las personas de sus municipios. Al final, también van a tener un grado de responsabilidad y de culpa. Si hay un brote en un municipio específico, la población les va a reclamar directamente a ellos” y no al Gobierno, expresó el salubrista.

Fuente elsalvador.com