J-11

El cadáver de Tomás Argueta, de aproximadamente de 60 años, quien murió supuestamente de coronavirus, lleva más de 2 días en un mesón ubicado en la colonia Ferrocarril, en San Salvador.

Autoridades del Ministerio de Salud y de Medicina Legal llegaron al lugar para retirar el cuerpo y posteriormente, personal de la Alcaldía de San Salvador se encargó de sanitizar la vivienda.

De acuerdo a la información preliminar, el hombre murió el pasado 15 de junio y se sospecha que fue víctima del COVID-19. A las 5 de la tarde este día tendrá 72 horas de fallecido.

Los vecinos aseguran que en dicha vivienda vivían aproximadamente 4 personas y el dueño de la residencia murió hace unos días supuestamente por COVID-19.