Ministro

El presidente de la República, Nayib Bukele, ordenó la noche del jueves a autoridades del ministerio de Salud, Policía Nacional Civil (PNC) y Fuerza Armada (FAES), establecer un cerco sanitario en el municipio de Corinto, en el departamento de Morazán, debido a un rebrote de covid-19.

Según las autoridades, en dicho municipio, los casos de coronavirus se han incrementado en un 15 por ciento y podría esparcirse a poblados vecinos «y luego al resto de nuestro país, en la forma de una segunda ola epidemiológica», dijo el mandatario, por lo que ordenó el despliegue de 10 cabinas médicas en diez puntos diferentes de Corinto, para realizar 1,000 pruebas entre la población.

Bukele detalló que ayer miércoles se reportaron 25 casos positivos en dicho lugar, y adelantó que este día se han dado 22 pruebas positivas más, lo que hace un total de 47 contagios de 300 pruebas realizadas.

El cerco sanitario incluye:

  • Un contingente de médicos
  • 1,000 kits de medicamentos
  • 20,000 mascarillas
  • 6,000 paquetes alimentarios (uno por familia).

Además, el presidente instruyó a que ninguna persona podrá entrar o salir del municipio, ni de sus viviendas, «a menos que sea para realizarse la prueba o por una necesidad médica», dijo.

El presidente recordó que el hospital Nacional de San Francisco Gotera, en la cabecera departamental, ya está listo para atender a personas con coronavirus.

De igual forma, ordenó al ministro de Salud, Francisco Alabí, y al de Defensa, Merino Monroy, desplazarse esa misma noche a la zona para tomar el control sanitario de la población.

«Con los resultados de las 1,000 pruebas adicionales, que realizaremos mañana, podremos tomar la mejor decisión, para salvaguardar la vida y la salud de la gente de Corinto y de todos los salvadoreños, que no podemos tener otra ola epidemiológica. El cerco inicia en este momento», reiteró el jefe de estado.