Prueba

El alcalde de Soyapango, Juan Pablo Álvarez, dio a conocer ayer que en el municipio la estadística de casos se encuentra a la baja desde la tercera semana de julio. Esto luego de que en el municipio la tasa de mortalidad aumentó en más del 300 %, debido al virus, según dijo el edil.

“El descenso lo hemos visto desde la tercera semana de julio”, mencionó Álvarez, quien, sin embargo, lamentó que en algunas ocasiones “han tenido repuntes, pero porque se nos ha sumado la problemática que no tenemos agua potable”.

Soyapango es el tercer municipio con más casos en el país: 2,182 casos confirmados, hasta ayer, solo por detrás de San Salvador (2,945) y San Miguel (2,272).

Álvarez mencionó que “cuando llevábamos como 150 casos, por la última semana de abril, la Comisión Municipal de Protección Civil se reunió y al final decidimos hacer el Plan Vigilancia Epidemiológica para ir a la búsqueda de casos”, algo que aseguró ayudó a controlar el índice de mortalidad.

Problema de agua

En días pasados, pobladores de Soyapango denunciaron falta de agua potable, algo que ha influido en el alto número de casos confirmados, dijo Álvarez, aunque mencionó que ha sostenido pláticas con el presidente de ANDA, Fréderick Benítez, para que el municipio sea abastecido por un sistema independiente a Las Pavas.

“Con el presidente de ANDA concluimos que hay que salir de esa zona para buscar dar mejores recursos a la población afectada hoy en día”, mencionó Álvarez, quien también manifestó que existen acuerdos para que dos pozos nuevos sean trabajados en la zona de la finca Chantecuan en los próximos meses.