bukeles

“En vista de los eventos sucediendo en El Salvador, es momento de ‘recalibrar’ el abordaje de Estados Unidos y priorizar políticas que refuercen el estado de derecho”, manifestó hoy en una carta el senador demócrata de Nueva Jersey, Bob Menéndez.

El senador hizo un enérgico llamado a la administración del presidente Donald Trump a empezar a poner atención al debilitamiento democrático en El Salvador bajo la administración de Nayib Bukele.

Menéndez, el demócrata de más larga carrera en el comité de Asuntos Exteriores del Senado, se suma a una lista larga de legisladores de su país que ha llamado la atención sobre el deterioro de la democracia en El Salvador a manos de Nayib Bukele.

En solo 18 meses de gobierno, Bukele ha protagonizado episodios como la militarización del Congreso, el desafío a órdenes judiciales, el uso de recursos públicos para acosar o amedrentar opositores, y un sistemático ataque a la libertad de prensa.

Todos estos puntos han generado duras condenas en Washington DC, donde además  se critica que la administración Trump ha sido permisiva por considerar a Bukele un aliado de sus políticas migratorias, lo cual puso de lado sus amenazas al estado de derecho.

Menéndez hace eco de reportes de cómo el gobierno de Bukele ha hecho un manejo irregular de los fondos para la pandemia del COVID-19, así como el reportaje periodístico que da cuenta de negociaciones con la MS-13 a cambio de beneficios electorales.

Como en otras áreas, al ser cuestionado por estos puntos dentro del país, lejos de dar explicaciones Bukele ha optado por atacar a los críticos y evadir las preguntas. Esto también es denunciado por Menéndez en su carta a Trump.

Asimismo, el senador condena “el ensordecedor silencio de la administración Trump a los peligros que enfrenta la democracia y el estado de derecho en El Salvador”.

“A pesar de las problemáticas implicaciones (de las acciones de Bukele) para el estado de derecho, la administración Trump ha alternado entre el silencio y el aplauso a Bukele. Este abordaje difícilmente promoverá los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos o los principios democráticos que rigen nuestra política exterior”, añadió el legislador demócrata.

Por eso llama a recalibrar la estrategia actual, que ha sido calificada por otras voces como transaccional (apoyo total a cambio de que cumpla con medidas migratorias), hacia una donde se priorice la democracia.

En administraciones pasadas, incluso se promovió la democracia como un punto para evitar la migración irregular. Esto bajo el supuesto de que instituciones sólidas y confiables, así como un manejo eficiente de recursos públicos pueden alejar al ciudadano de la situación de miseria que le empujaría a emigrar de manera irregular a Estados Unidos.

Menéndez concluye su carta pidiendo al secretario de Estado, Mike Pompeo, que respalde públicamente al fiscal general, Raúl Melara, quien se encuentra investigando posibles ilícitos en el manejo de fondos en pandemia y ha sido duramente atacado por el presidente Bukele y otros personajes del Ejecutivo.

Además llama a Pompeo a apoyar a la sociedad civil y a los medios de comunicación independientes “como pilares de la salud democrática de El Salvador”.

Por su parte, el embajador Ronald Johnson, quien representa al gobierno de Trump en San Salvador, dijo hace unos días que entiende las preocupaciones por el irrespeto a la prensa pero “se mostró motivado porque no hay arrestos de periodistas”.

Ante reportes de acoso, espionaje y ataques sistemáticos, se limitó a esperar que “se tranquilice la retórica de ambos bandos”, pero no hizo una condena al responsable de este debilitamiento de la libertad de prensa: el gobierno de Nayib Bukele.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here