rabbits_Getty

El virus es altamente contagioso y letal para conejos y liebres. Especialistas recomiendan mantener aislada a tu mascota.

Un brote de otro virus mortal está afectando a Estados Unidos, y poco a poco, se está expandiendo a México. Por si no tuviéramos ya suficiente de qué preocuparnos con la pandemia de coronavirus, ahora debemos estar alerta por otra enfermedad que, aunque no afecta a los humanos, es una amenaza fatal para los conejos salvajes y sí, también para  nuestras mascotas. 

Se trata del virus causante de la enfermedad hemorrágica del conejo tipo 2, que no afecta ni a humanos ni a otros animales, pero sí a conejos, liebres y pikas, un animal similar al conejo, según informó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Es importante mencionar que no se trata de ningún tipo de coronavirus. 

Este se trata del primer brote que afecta a los conejos salvajes en América del Norte, especialmente en los estados de Nuevo México, Texas, Arizona Colorado, Nevada, California y el norte de México, sin embargo, en Estados Unidos y en Canadá se había presentado un brote entre las mascotas, que luego escaparon o fueron liberadas en la naturaleza, aunque Ralph Zimmeran, veterinario estatal de Nuevo México dijo que se desconoce el origen de la enfermedad. 

Este mapa muestra los estados en los que se ha esparcido el virus: 

Sin embargo, el origen puede estar en la importación de conejos, pues la enfermedad de se detectó por primera vez en Francia en 2010 y se extendió por toda Europa hasta llegar a Australia, según informó el New York Times. 

Los especialistas está preocupados pues no hay mucho que pueda hacerse para frenar la propagación en las poblaciones salvajes, y la cantidad de muertes podrá afectar también a los depredadores que se alimentan de los conejos.  El virus es una variante del RHDV original, que surgió en China en 1984 y se extendió por Asia, Europa y América del Norte y del Sur. En Austrañia sin embargo, los científicos lo estudiaban para su posible aplicación para el control de las poblaciones de conejos. 

Es altamente contagioso y muy resistente, según el Centro Nacional de Vida Silvestre de Estados Unidos, pues sobrevivir varios meses en condiciones secas, congelado y se puede propagar a través de las pieles carne o cualquier cosa que esté en contacto con los conejos, incluyendo a los insectos. 

En Estados Unidos, la enfermedad también ha afectado a las mascotas, por lo que en Estados Unidos existe una vacuna que será distribuida en las veterinarias de Nuevo México, únicamente. Sin embargo, si no se tiene acceso a la vacuna, los especialistas mencionan que es importante que los conejos permanezcan aislados.